jueves, 19 de julio de 2012

Una manera de entretener a los niños en casa

Es muy importante tener mucha imaginación cuando se trata de entretener a los pequeños en casa, en Decoración y moda infantil hemos visto un mantel de lo mas sencillo confeccionado para dar alegría a los niños imaginando tener una casa donde jugar con sus amiguitos. Se trata de un mantel en el que se le ha adaptado una puerta y ventanas para dar la sensación de una casa real.




sábado, 14 de julio de 2012

Los recuerdos de la abuela: El borracho y el eco

Relato de los años l800 recogidos de Binaced.es, que espero les guste




EL BORRACHO Y EL ECO


Noche oscura y tenebrosa
Tan achispado iba Antón
Que cayó de un tropezón
En la senda borrascosa
Echó un recio juramento
Diciendo: ¿quién cayó?
De las tapias del convento
Resonaba el eco
YOOOOOOOO…
Mientes, fui yo quien caí
Y si el casco me rompí
Tendré que gastar pelucas
LUCASSSSSSS…
No soy Lucas, ¡voto a Dios!
Y nos veremos los dos
Tunante de farfantón
ANTONNNNN…
¿Me conoces? ¡Ah tunate!!
Pues aguarda un instante
Y conocerás mi navaja
BAJAAAAAAA…
Bajaré con mucho gusto
Tú te crees que me asusto
Al contrario, más me exalto
ALTOOOOOOO…
¡Alto yo! Piensa el insolente
Mandar callar a un valiente
Que me calle yo, miserable

HABLEEEEEEE…
Hablaré por vida mía
Hasta que tu lengua impía
Con este acero taladre
LADREEEEEE…
¡Ladrar! ¿Soy un perro quizás?
Dime villano ¿dónde estás?
Que de no verte me aburro
BURROOOOOO…
¿Burro yo?
Insulto tamaño
Pero dime ¿eres hombre o difunto?
Dime, que nada me asombra
SOMBRAAAAA…
Una sombra y la insulté
Perdóneme que tome siete copas
Y un bizcocho
OCHOOOOOOO…
No fueron ocho
Serían siete tal vez
La otra se la bebió Ramona
MONAAAAAA…
No hubo mona ¡No señor!
Me hizo daño el licor
Y a Ramoncita también
BIENNNNN…
Cuando a su casa llegó, a su mujer le
contó
De una sombra pavorosa que hablaba
Detrás del convento, y no era cuento.

martes, 10 de julio de 2012

Caras pintadas de niños para fiestas

A los niños les encanta que les pinten las caras sobre todo en los cumpleaños, aqui les damos añlgunos modelos muy llamativos y alegres, pero si quieren ver mas los pueden encontrar en itspartytimeonline.co.uk





viernes, 6 de julio de 2012

miércoles, 4 de julio de 2012

Cuento para niños: El patito feo







EL PATITO FEO, Cuento para niños de Hans Christian Andersen


Como cada verano, a la Señora Pata le dio por empollar y todas sus amigas del corral estaban deseosas de ver a sus patitos, que siempre eran los más guapos de todos.
Llegó el día en que los patitos comenzaron a abrir los huevos poco a poco y todos se congregaron ante el nido para verles por primera vez.
Uno a uno fueron saliendo hasta seis preciosos patitos, cada uno acompañado por los gritos de alborozo de la Señora Pata y de sus amigas. Tan contentas estaban que tardaron un poco en darse cuenta de que un huevo, el más grande de los siete, aún no se había abierto.
Todos concentraron su atención en el huevo que permanecía intacto, incluso los patitos recién nacidos, esperando ver algún signo de movimiento.
Al poco, el huevo comenzó a romperse y de él salió un sonriente pato, más grande que sus hermanos, pero ¡oh, sorpresa!, muchísimo más feo y desgarbado que los otros seis...
La Señora Pata se moría de vergüenza por haber tenido un patito tan feísimo y le apartó con el ala mientras prestaba atención a los otros seis.
El patito se quedó tristísimo porque se empezó a dar cuenta de que allí no le querían...
Pasaron los días y su aspecto no mejoraba, al contrario, empeoraba, pues crecía muy rápido y era flacucho y desgarbado, además de bastante torpe el pobrecito.
Sus hermanos le jugaban pesadas bromas y se reían constantemente de él llamándole feo y torpe.
El patito decidió que debía buscar un lugar donde pudiese encontrar amigos que de verdad le quisieran a pesar de su desastroso aspecto y una mañana muy temprano, antes de que se levantase el granjero, huyó por un agujero del cercado.
Así llegó a otra granja, donde una vieja le recogió y el patito feo creyó que había encontrado un sitio donde por fin le querrían y cuidarían, pero se equivocó también, porque la vieja era mala y sólo quería que el pobre patito le sirviera de primer plato. También se fue de aquí corriendo.
Llegó el invierno y el patito feo casi se muere de hambre pues tuvo que buscar comida entre el hielo y la nieve y tuvo que huir de cazadores que pretendían dispararle.
Al fin llegó la primavera y el patito pasó por un estanque donde encontró las aves más bellas que jamás había visto hasta entonces. Eran elegantes, gráciles y se movían con tanta distinción que se sintió totalmente acomplejado porque él era muy torpe. De todas formas, como no tenía nada que perder se acercó a ellas y les preguntó si podía bañarse también.
Los cisnes, pues eran cisnes las aves que el patito vio en el estanque, le respondieron:
- ¡Claro que sí, eres uno de los nuestros!
A lo que el patito respondió:
-¡No os burléis de mí!. Ya sé que soy feo y desgarbado, pero no deberíais reír por eso...
- Mira tu reflejo en el estanque -le dijeron ellos- y verás cómo no te mentimos.
El patito se introdujo incrédulo en el agua transparente y lo que vio le dejó maravillado. ¡Durante el largo invierno se había transformado en un precioso cisne!. Aquel patito feo y desgarbado era ahora el cisne más blanco y elegante de todos cuantos había en el estanque.
Así fue como el patito feo se unió a los suyos y vivió feliz para siempre.

Tags: cuentos infantiles, historias para niños, cuentos para niños

Fuente: Cuentos para dormir

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin

Páginas vistas en total